"non, rien de rien, non je ne regrette rien, ni le bien qu´on m´a fait ni le mal, tout Ça m´est bien egal; non, rien de rien, non je ne regrette rien, c´est payé, balayé, oublié... je me fous du passé. avec mes souvenirs, j´ai allume le feu, mes shagrins, mes plaisirs, je n´ai plus besoin d´eux; balayé les amours avec leurs tremolos, balayé pour toujours... je reparas a zéro... non, rien de rien, non je ne regrette rien............."(edith piaf).

aventuras y desventuras

sábado, 22 de enero de 2011

AUNQUE FUERA DE FECHA SIGUE SIENDO UN ROSCÓN DE REYES

 
Todos los años que vamos a por los reyes a casa de mi suegra, esta tiene un roscón que compra para tomar solo o con cafetito. El típico roscón con su faba y con su premio, trozos de fruta confitada y azúcar glas. Muy bonito, de buen sabor pero comprado al fin y al cabo. Y ya que quiero aprender a hacer los mejores dulces y postres, que menos que preparar yo el roscón. Uno para mis suegros y otro para mis padres.
Con estas cantidades que ahora escribo, hice dos roscones como el que veis en la foto.

INGREDIENTES:
500 gr de harina de fuerza
200 ml de leche tibia
30 gr de levadura fresca de panadería
4 cucharadas de azúcar
2 huevos (uno para barnizar)
1 cucharita moka de sal
4 cucharadas de mantequilla
anís al gusto
azúcar sabor fresa para decorar
2 fabas de caramelo para las sorpresas

ELABORACIÓN:
  1. Hacer una masa con la levadura fresca, algo de azúcar, un poco de leche tibia y algo de harina. Dejar reposar mientras realizas el paso2.
  2. Hacer un volcán con el resto de la harina, donde agregarás el resto de leche tibia, un huevo batido, sal y azúcar, la mantequilla y el anís. Amasar.
  3. Incorporar la masa del paso 1 a la del paso 2 y seguir amasando hasta tener una masa seca, suave, elástica y que no se pegue en los dedos (a mí sí se me pegaba un poco pero me salió igualmente).
  4. Hacer la forma de roscón, barnizar con el huevo batido (así la masa no se despega ni se desinfla). Tras esto la gente coloca la fruta confitada pero como yo no tenía este paso me lo salté. Aquí fue donde coloqué una faba en cada roscón por la parte de abajo, para que el que la encuentre se ponga la corona, porque no era necesario que me pagaran el roscón.
  5. Dejarlo reposar en un sitio seco (en mi caso lo meto en el horno y dejo que repose ahí) durante 2 horas para que fermente y doble casi su tamaño.
  6. Encender y precalentar el horno a 200º y meter el roscón hasta que se dore (dependiendo del horno tardará más o menos, pero sobre unos 10/15 minutos)
  7. Pintamos en caliente con el anís y espolvoreamos con el azúcar roca de sabor a fresa algo humedecido para que se pegue al roscón.
ET..., VOILÁ!!!

Mi familia dijo que estaba muy rico. Se puede rellenar de nata, chocolate o trufa para que no resulte seco al gusto aunque para mojar en café así está perfecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

CADA COMENTARIO VUESTRO LE DA SALECITA A MI VIDA. GRACIAS POR REGALARME UN POCO DE VUESTRO PRECIADO TIEMPO.